jueves, 29 de marzo de 2012

Caza del Tesoro, capítulo 1 Ciudad de Almas Perdidas



¡Hola cazadores! Hace unos días Cassandra anuncio una nueva actividad en su tumblr, una nueva “caza del tesoro” en la que algunos sitios de fans iban a colgar partes del capítulo 1 COMPLETO de Ciudad de Almas Perdidas.

Obviamente los fragmentos se están liberando en inglés, así que varios sitios en español los vamos a estar traduciendo para ustedes. Agradecemos a las chicas de The Mortal Instruments News en Español por invitarnos a participar, les dejamos la lista de los blogs en donde van a ir encontrando los fragmentos:



Ahora sí, les dejamos con el segundo fragmento del capítulo 1:


The Last Council - Parte II

Y ahora, después de dos semanas de testimonios repetitivos, después de que decenas de testigos han sido llamados, después de haber sostenido la Espada Mortal una docena de veces, Clary se sentó en el dormitorio de Isabelle y esperó para que el Consejo decidiera su destino. No podía dejar de recordar lo que había sentido cuando sostuvo la Espada Mortal. Eran como anzuelos minúsculos que se te incrustan en la piel, tratando de sacarte la verdad.

Se había arrodillado, sosteniéndola dentro del círculo de las estrellas parlantes, había escuchado su propia voz diciéndole al Consejo todo: como Valentine había invocado al Ángel Raziel, y cómo había obtenido el poder de controlar al Ángel borrando el nombre de él y colocando el suyo en la arena. Les conto cómo el Ángel le ofreció un deseo, y ella lo había usado para traer a Jace de entre los muertos, les contó como Lilith había controlado a Jace y como había planeado utilizar la sangre de Simón para resucitar a Sebastián, el hermano de Clary, a quien Lilith consideraba como un hijo. Cómo la marca de Simon había terminado con Lilith, y como habían pensado que con Sebastián también, no era una amenaza.

Clary suspiró y abrió su teléfono para ver la hora "Ellos han estado allí por un hora ", dijo. "¿Es eso normal? ¿Es una mala señal? "

Isabelle tiro a Iglesia, quien dejó escapar un aullido. Se acercó a la cama y se sentó junto a
Clary. Isabelle se veía aún más delgada que de costumbre, como Clary, que había perdido peso en las últimas dos semanas, pero elegante como siempre, en pantalones entallados negros y una camiseta ajustada de terciopelo gris. Sus ojos estaban rodeados de máscara, lo que debería haberla hecho lucir como un mapache, pero en su lugar sólo la hacía parecerse a una estrella de cine francés. Estiró los brazos, con sus pulseras eléctricas con runas musicales.

"No, no es una mala señal", dijo. "Simplemente significa que tienen mucho de qué hablar otra vez” Giro el anillo de los Lightwood que llevaba en su dedo. "Vas a estar bien. No se violó la ley. Eso es lo importante”

Clary suspiró. Incluso con el calor de los hombros de Isabel junto a ella no podían derretir el hielo en sus venas. Ella sabía que técnicamente no había violado ninguna ley, pero también sabía que la Clave estaba furiosa con ella. Es ilegal que un Cazador de Sombras resucite a los muertos, pero no lo es para el Ángel; sin embargo, era algo grave pedir de nuevo la vida de Jace y accediera a no contarle a nadie sobre esto.

Ahora que estaba fuera, y que había perturbado a la Clave. Clary sabía que querían castigarla, aunque sólo sea debido a que su elección había tenido consecuencias tan desastrosas. De alguna manera quería que la castigaran. Que rompieran sus huesos, arrancaran sus uñas de las manos, dejar que los Hermanos Silenciosos vaciaran su cerebro dejándolo en blanco. Era una especie de pacto con diablo, su propio dolor a cambio del retorno seguro de Jace.

"Deja de hacer eso", dijo Isabelle. Por un momento, Clary no estaba segura si Isabelle estaba hablando con ella o con el gato. Iglesia estaba haciendo lo que hacía a menudo, se dejaba caer boca arriba con las cuatro patas en el aire, fingiendo estar muerto con el fin de inducir culpa en sus propietarios. Pero entonces, Isabelle movió su cabello negro a un lado, mirándola, Clary se dio cuenta que le hablaba a ella y no al gato.

"¿Dejar qué?"

"Deja de pensar en todas las cosas horribles que van a hacerte, o de lo que
deseas que te suceda, porque estás viva y Jace. . . está perdido” la voz de Isabelle saltó, como la de un disco rayado. Ella nunca hablaba de Jace como muerto o incluso desaparecido, ella y Alec se negaban a considerar esa posibilidad. Y nunca le reprochaba a Clary por haber mantenido un secreto tan enorme, o haber hecho algo, sin darse cuenta, de llevarlos al lugar en donde estaban ahora. A pesar de todo Isabelle había sido su mayor defensora. Reuniéndose con ella todos los días en las puertas de la Sala del Consejo, había sujetado a Clary firmemente por el brazo, había marchado de forma deslumbrante, sin importar los murmuros de los Cazadores de Sombras. Ella había esperado a los interrogatorios interminables del Consejo, lanzando miradas de puñal a todo aquel que se atreviera a mira hacia los lados de Clary. Clary se había quedado asombrada. Ella e Isabel nunca habían sido tan cercanas, ella era del tipo de chicas que se sentían más cómodas con los chicos que con otra compañía mexicana. Pero Isabelle no se aparto de su lado. Clary estaba desconcertada como ella, pero muy agradecida.

"No puedo evitarlo", dijo Clary. "Si se me permitiera salir a buscarlo (**Nota: se organizo una “patrulla” para buscar a Jace, en ingles Clary habla de ser parte de la patrulla), si se me permite hacer cualquier cosa, no creo que sería tan malo "

"No sé". Isabelle parecía cansada. Durante las últimas dos semanas, ella y Alec habían realizado búsquedas y guardias de más de 16 horas, se veían muy cansados. Cuando Clary se entero de que le fue prohibido participar en la búsqueda de Jace hasta que el Consejo disidiera que hacer con ella por haberle traído de entro los muertos, había hecho un agujero en su puerta del dormitorio. "A veces parece algo inútil", añadió Isabel.

El frío hacia crujir los huesos de Clary arriba y abajo. "¿Quieres decir que crees que está muerto?"

"No, no lo hago. Quiero decir que creo que no hay forma de que todavía estén en Nueva York. "

"Pero están patrullando en otras ciudades, ¿no?" Clary se llevó una mano a la garganta, olvidando que ya no llevaba colgado el anillo de los Morgenstern. Magnus estaba todavía tratando de realizar un seguimiento a Jace, aunque su búsqueda no funcionaba todavía.

"Por supuesto que sí." Isabel se acercó con curiosidad y tocó la campanilla de plata delicada que colgaba alrededor del cuello de Clary, ahora, en lugar del anillo. "¿Qué es eso?"

Clary dudó. La campana había sido un regalo de la Reina Seelie.

No, eso no estaba bien.

La reina de las hadas no acostumbra dar regalos. La campana estaba destinada a señalarle a la Reina Seelie que Clary quería su ayuda. Clary se había encontrado pasando su mano por ella, más y más a menudo, sobre todo el día en que no habían tenido señales de Jace. Lo único que detenía a Clary era saber que la Reina Seelie nunca le daría nada sin la expectativa de que recibir algo terrible a cambio.

Antes de Clary pudiera responderle a Isabelle, la puerta se abrió. Las dos chicas se sentaron tiesas como un palo, Clary agarro una de las almohadas de color rosa de Izzy con tanta fuerza que los diamantes de imitación se clavaban en las palmas de sus manos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

OMG!! No puedo esperar maas!! K la van a hacer??? :O espero k no la destierren de sus marcas o algo peor!! Y k por favor la dejen ir a buscar a Jace, cueste lok cueste!! :(

Extremo_Delirio dijo...

Esto se pone cada vez más interesante. Gracias por la traducción :)

Danny Strada dijo...

Necesito Que Sea Mañana Pero Ya!!!

DenasAlexz dijo...

amm leí "compañía mexicana"???

yudith dijo...

creo que clary va usar la campana que le dio la reina de seelie para ir ala corte y pedirle un favor que es encontrar a jace pero quiensabe que quiera la reina a cambio